22 Interpretación más respetuosa

Quizá el más famoso de los discursos de graduación en universidades estadounidenses sea el de Steve Jobs (para los que vivís en una burbuja lo podéis ver aquí) Sin embargo el que David Foster Wallace pronunció en la universidad de Keyton en 2005 tampoco tiene desperdicio. (Lo puedes ver completo aquí). Tanto es así que también se publicó como libro: “Esto es agua” (no, no es el “be water” de Bruce)

Es el único discurso de este tipo que dio en su vida, y en él acomete varios temas: aprender a pensar, el trascender de lo cotidiano, la Verdad, la vida… pero, sobre todo un aviso a los graduados de cómo no ver el mundo desde el punto de vista de uno mismo. Un punto de vista que todos tenemos instalado por defecto.

Tenemos la tendencia a ver todo desde nuestros ojos pero además lo hacemos desde nuestra mirada. Es decir, vamos conduciendo en un atasco saliendo o entrando de Madrid y nuestro pensamiento es ¿a dónde irán todos estos? ¿no podrían haber elegido otra hora para salir? Nos percibimos como perjudicados del problema y no tanto como causantes del mismo.

“Todo lo que conforma mi experiencia inmediata apoya mi creencia profunda en el hecho de que y soy el centro absoluto del universo, la persona más real, nítida e importante que existe. Casi nunca pensamos en este egocentrismo tan básico y natural, debido al hecho de que es socialmente repulsivo, y sin embargo en gran medida todos lo padecemos, en el fondo. Es nuestra configuración por defecto que nos viene de fábrica al nacer”

 Parece algo obvio pero, ¿cuántas veces lo tomamos en consideración? Generalmente operamos en automático, especialmente en esas situaciones aburridas del día a día: la cola del supermercado, salas de espera diversas, en el coche… Miramos alrededor desde nosotros y pensamos que la viejecita, al volcar todo su monedero delante de la cajera para buscar los 43 céntimos que le hacen falta, lo hace a propósito para fastidiarnos; o el que se cuela en la caravana de coches justo delante de la posición que llevamos manteniendo media hora e inmediatamente nos enfadamos y pensamos que es un listillo que a sabiendas se quiere ahorrar toda la fila.

Hay otra forma de pensar. Es lo que los americanos llaman Most Respectful Interpretation (Interpretación más respetuosa). Es una opción que rompe con la forma habitual de nuestro pensamiento egocéntrico. ¿Y si el señor que se acaba de colar en la fila está intentando ir rápido al hospital porque le acaban de comunicar que han ingresado de urgencias a su mujer? ¿Y si el funcionario que parece que no nos atiende con la celeridad que necesitamos necesita ese tiempo extra para digerir una vida no muy satisfactoria?

Quizá las personas que se mueven en el mundo no lo hacen a nuestro alrededor, simplemente se mueven y, como nosotros, tienen una necesidad legítima de hacer lo que hacen.