02 Innovación por sustracción

Soy de los de Heráclito, de los que piensan que la vida es un devenir y el mundo esta en incesante cambio. Es algo que creo nos preocupa a las personas y a las empresas. He participado en cambios de cultura y procesos de innovación en y también he sido culpable de algunas técnicas que estoy a punto de criticar.

La pregunta que nos hacemos es ¿qué puedo hacer para añadir más innovación a mi empresa? Solo hay que googelear un poco para que aparezcan respuestas: listas de los 10 puntos de la innovación, los 4 pasos de no se qué, las 7 etapas para no se cuantos… Es decir, hay muchas formas de contestar esa pregunta pero en realidad está mal formulada. Qué tal si nos preguntamos ¿qué puedo dejar de hacer para que mi empresa sea más innovadora?

Generalmente, y de ahí el mea culpa anterior, cuando queremos innovar empezamos a hacer cosas (innovación por adición): creamos el día de la innovación, llenamos las paredes de la oficina con frases inspiracionales, colocamos paneles donde los trabajadores colocamos nuestras ideas, gastamos muchos posits… Esto rápidamente conduce a los premios a la innovación, a la mejor idea, a gamificar un poco algún proceso, al día de la innovación…

Sabemos que todo esto no funciona, entonces… ¿por qué lo hacemos? Creo que es porque así nuestra conciencia descansa al estar haciendo cosas; podemos hablar con otros de lo innovadores que somos e incluso les podemos enseñar los paneles de ideas. Cuando charlamos con amigos y nos preguntan lo que estamos haciendo de innovador en nuestra empresa podemos enumerar un montón de cosas que generalmente las personas involucradas dejan de hacer muy pronto y todo sigue como estaba.

Mies van der Rohe acuñó una frase que ha ido de boca en boca de diseñadores y arquitectos: “menos es más”. Reformulemos la pregunta: ¿Qué podemos dejar de hacer para que nuestra empresa sea más innovadora? Más que promover la innovación debemos preguntarnos qué es lo que la destruye. Creo que si paramos eso, la naturaleza creativa e innovadora que todos (si, todos, escribiré algún post sobre ello) aparecerá y se esparcirá de manera natural por nuestro entorno. Es imposible ser creativo con 10 reuniones diarias, 50 correos en la bandeja de entrada, sobrecarga de trabajo, horas de preparación en reportes y presentaciones que luego no se utilizan, justificaciones de cualquier cambio en cualquier cosa, jerarquías verticales inflexibles, miedo al error…

Os invito a ir añadiendo cosas a esta lista. Cosas que haces a diario y que matan tu ilusión (o la de tu equipo), tu motivación… y así no hay quien sea creativo. La innovación por sustracción no es fácil. Resulta más sencillo decorar una casa con un montón de muebles, cuadros y accesorios que poner un solo mueble, único e irrepetible que es simplemente perfecto para esa esquina. Pero para encontrarlo, hay que eliminar todo lo demás. Nuestros cerebros necesitan tiempo para pensar e ilusión para implementar nuevas formas de hacer las cosas, nuevos productos o servicios para nuestros clientes, para mirar hacia delante con la certeza de que las cosas cambian y somos los protagonistas de esas transformaciones.

Mirando también dentro de la caja, ¿qué nos hace tener una vida con algún grado de monotonía? ¿qué hace que la visión de nuestra pareja al cabo de los años esté sin chispa? ¿por qué tendemos a innovar poco en nuestra vida personal? O mejor dicho, ¿qué podríamos dejar de hacer para tener una vida personal más innovadora?

Estoy terminando de escribir este post cuando la noticia me golpea: Donald Trump ha ganado las elecciones. Mi ánimo, junto con las bolsas de medio mundo, se desploma. ¿Qué es lo que estamos haciendo tan mal?

Autor: Jon Elejabeitia

CEO & Founder NEXTYOU, Arquitecto

2 comentarios en “02 Innovación por sustracción”

  1. Hola Jon, en el libro “El Alquimista” de Paolo Coello el muchacho se pasa las horas mirando el desierto, aprende el lenguaje del desierto y llega hablar con el desierto. Para mi, es su mirada del mundo la que le permite crear. Sus ojos en lugar de ver monotonía y falta de chispa, ven el desierto lleno de vida. Es nuestra mirada la que define lo que vemos. Nuestra mirada crea nuestra realidad. Desde este principio, creo que la monotonía no existe. La creamos.

    1. Así es Maria Jose, estoy contigo, es por ello que mantengo que todos somos creativos, que todos podemos mirar y simplemente hay que ir quitando las cosas que nos impiden hacerlo. Muchas gracias por tu aportación. Estoy muy emocionado porque es el primer comentario que tengo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s